99 92 18 53 32

¿Cuál es el precio de una cirugía? – La importancia de la valoración medica

VOLVER

¿Cuál es el precio de una cirugía?

Hoy en día con el avance en la tecnología y los medios de publicación por internet y redes sociales es muy fácil encontrar una amplia gama de opciones para elegir entre los médicos que se encuentran en tu ciudad para poder atenderse sobre cualquier enfermedad, y en el caso de mi especialidad para poder realizar alguna cirugía. 

Esta información a la mano de manera tan fácil tiene múltiples ventajas. Entre ellas el conocer el currículo del doctor desde antes de conocerlo. La mayoría de los doctores mencionan en sus redes sociales donde estudiaron la carrera, donde se formaron para la especialidad y lo más importante, si se encuentran certificados por el colegio correspondiente para ejercer su especialidad. 

Por ejemplo, en el caso de mi especialidad, un Cirujano Certificado por el Consejo Mexicano de Cirugía General, es un especialista que ha pasado por una serie de pruebas y exámenes para constatar que se encuentra actualizado en los tratamiento más novedosos y eficaces de cada enfermedad que tratamos y que cuenta con la habilidad para realizar su trabajo de forma adecuada. Y esto es igual con cualquier otra especialidad.

De igual forma el internet y las redes sociales nos permiten conocer acerca de la experiencia que han tenido los pacientes con algún médico en particular. La mayoría de las páginas en internet o redes nos permiten poner una opinión sobre el médico que nos atendió y si la mayoría de sus pacientes tienen una buena referencia de él, es probable que se trate de una buena opción para consultar. Teniendo en cuenta que las opiniones son personales y no siempre reflejan la efectividad o el conocimiento del doctor, sino que opina el paciente de él. 

Sin embargo, la tecnología no solo ha traído beneficios, también trae con ella malas costumbres que pueden perjudicar nuestra salud. Al poder comunicarse con el médico por redes sociales, correo electrónico, WhatsApp o a través de celular cada vez es más común recibir mensajes de pacientes preguntando “¿Cuánto cuesta una cirugía?” en muchos casos para tener una idea del gasto que les traerá el poder resolver su problema de salud y estar preparados y en otros casos para encontrar el menor precio sin conocer antes al médico que realizará la cirugía y elegirlo solo porque es el más “barato”. 

Personalmente trato de evitar dar un presupuesto preciso (en ocasiones doy rangos aproximados de precio) a un paciente que no he visto personalmente en la consulta. Esto pudiera parecer que es para asegurar la consulta, cobrar más al paciente o alguna mala intención, pero no lo es. En muchas ocasiones inclusive se han ofrecido esas consultas sin ningún costo para poder valorar adecuadamente al paciente. 



La importancia de la consulta de valoración 

¿Por qué es esto? Porque no todos somos iguales, no todos tenemos la misma edad, o las mismas comorbilidades (diabetes, hipertensión, obesidad). No todas las hernias son del mismo tamaño, no todos los reflujos se tienen que operar, no todos se benefician del mismo procedimiento. La medicina debe ser individualizada y la única forma de hacerlo es mediante la valoración en la consulta para conocer adecuadamente al paciente.

Y se preguntaran “¿Esto en que afecta al precio de la cirugía? ““¿El doctor me va a cobrar mas si mi caso es más complicado?”. La respuesta en la mayoría de los casos es No. El precio no cambia porque el médico vaya a cobrar más, el precio cambia por todo lo demás que se ve afectado en la cirugía y su recuperación.

El costo total de una cirugía se compone de varios elementos: Los honorarios Médicos (que incluye a todo el equipo quirúrgico: anestesiólogo, cirujano, ayudantes, instrumentista, etc.), Equipo especial para la cirugía (ejemplo: el equipo de laparoscopia, o alguna malla especial para las hernias), gastos hospitalarios (la renta del quirófano, área de recuperación y estancia en hospital) y los medicamentos utilizados durante y después de la cirugía. 
Pongamos un ejemplo:  Un paciente de 20 años que se opera programado de la vesícula de forma laparoscópica, sin ninguna complicación, se va de alta ese mismo día. Este paciente solo pagaría los honorarios médicos, la renta del equipo, la renta del quirófano y medio día de estancia hospitalaria.  



En el siguiente ejemplo: Un paciente de 78 años con problemas del corazón y diabetes. Se opera de urgencia por una infección en la vesícula de forma laparoscópica, debido al proceso infeccioso necesita estar varios días en el hospital con múltiples medicamentos y antibióticos. Este paciente pagaría los mismos honorarios al paciente anterior, lo mismo de la renta del equipo y quirófano. Sin embargo, pagaría más por los días de estancia hospitalaria y los medicamentos utilizados.

Es por esto por lo que un precio dado por teléfono o por mensaje sin conocer al paciente no es un presupuesto real. Es necesario conocer al paciente detalladamente, realizar un adecuado interrogatorio y exploración para prever y prevenir posibles complicaciones y estar preparado adecuadamente.

De igual forma la valoración en consulta le da la oportunidad al doctor de explicar a detalle la enfermedad que tiene, las opciones de tratamiento posible y en el caso de la cirugía, los riesgos y beneficios de realizarla. No existe la cirugía sin riesgos, sin importar cuánta experiencia tenga el médico, por lo que es muy importante que en la consulta se le informe sobre los riesgos potenciales y que hay que hacer en caso de que se presenten. 

Es por esto por lo que recomiendo que, si se encuentra interesado en algún procedimiento quirúrgico, no solo pida el precio de la cirugía. Solicite su cita de valoración, permita que el doctor conozca su caso y que usted conozca al doctor. Así tomará una mejor decisión ya que pondrá su salud en un médico que le inspira confianza y le pudo aclarar todas sus dudas e inquietudes. 
VOLVER