99 92 18 53 32

Cirugía en tiempos de COVID

VOLVER

Cirugía en tiempos de COVID

Con la pandemia, los hospitales y servicios de salud están trabajando al máximo para atender a las personas que han sido contagiadas de este virus (SARS-CoV-2) que tanto nos ha afectado pero no  hay que olvidar la existencia de las demás enfermedades y problemas de salud.

Debido a la contingencia y a que estamos tratando con una enfermedad nueva (COVID-19) de la que no sabíamos mucho, se han cancelado muchos tratamientos, entre ellos, las cirugías programadas.

Esta decisión fue tomada a nivel mundial. Todos los colegios y asociaciones quirúrgicas, los máximos expertos en la cirugía, recomendaron no operar, inclusive si era una urgencia. Lo ideal era retrasar la cirugía mediante otros tratamientos y solo operar a los pacientes en casos de vida o muerte.

Los motivos por los que se hicieron estas recomendaciones fueron:

1. Desconocimiento del virus: su forma de contagio, cómo prevenirlo y qué cuidados se deben tener en caso de un contagio.

2. Se ha encontrado que los pacientes infectados por el virus, incluso con síntomas leves o asintomáticos,  tienen más complicaciones durante las cirugías.

Pero, la pandemia ha durado más de lo estimado y no todas las enfermedades pueden esperar indefinidamente por lo que en todo el mundo se están haciendo nuevos protocolos y recomendaciones para ofrecer tratamientos quirúrgicos a las personas con padecimientos crónicos y agudos que no pueden esperar y marcar cuando sería el tiempo ideal para realizar cirugías electivas (aquellas que pueden retrasarse sin un daño significativo para el paciente o el resultado final). No hay evidencia científica clara acerca de estos temas ya que estamos aprendiendo con la observación del desarrollo de los hechos.

Las recomendación para regresar a las cirugías electivas son:

o   Fase 3 establecida

o   Claro descenso de casos locales

o   Hospital con personal y recursos suficientes

  El hospital donde se realice la cirugía debe contar con:

  • Áreas de atención a pacientes COVID y a pacientes no COVID separadas

  • Protocolos de protección y seguridad para pacientes y para el staff

  • Detección oportuna de casos tanto en los pacientes como con el personal del hospital

Es importante priorizar y atender a los pacientes que lo ameriten por lo que existirá un rezago de cirugías.

¿Esto quiere decir que no se debe operar nada mientras no mejore la pandemia?

No. Hay muchos casos que no pueden esperar, ya sea por una enfermedad que, de no tratarse a tiempo, puede tener consecuencias muy graves o que por las condiciones del paciente (edad, enfermedades previas como diabetes o hipertensión y otras condiciones) dejar que la enfermedad avance al grado de que se convierta en una cirugía de urgencia aumenta los riesgos del paciente.

En estos casos selectos, lo mejor es operar al paciente lo antes posible, claro, con todas las medidas de seguridad y todos los estudios previos necesarios para evitar complicaciones.


¿Qué protocolos o estudios deben realizarse antes de la cirugía?

Lo más importante son los criterios epidemiológicos y clínicos, es decir, qué tanto está afectado el COVID a tu estado o ciudad, si el paciente ha estado en contacto con casos sospechosos o confirmados en los últimos 14 días  y los síntomas que pudiera estar cursando el paciente a la hora de la valoración.

Esto estará apoyado con pruebas de laboratorio que se le solicitarán al paciente:

o   Análisis de sangre de rutina para cualquier cirugía

o   Análisis de detección para COVID (PCR ya que es la más confiable)

o  En casos seleccionados se pueden solicitar estudios de imagen como Tomografías de tórax

Recuerda que no todos los pacientes presentan síntomas y que aún siendo asintomáticos pueden contagiar a las personas a su alrededor. Es importante realizar estos análisis para proteger tanto al personal de salud, que estará en contacto con el paciente, como a la familia del paciente con el aislamiento necesario en caso de detectar un caso positivo. Esto no quiere decir que vas a requerir que te ingresen a un hospital, en la mayoría de los casos se puede vigilar en casa con el aislamiento y los cuidados adecuados del paciente y de la familia.         

Otro motivo por el que son muy importantes estos análisis es porque, como ya se mencionó anteriormente, los pacientes que cursan con una infección activa por COVID tienen más riesgo de presentar complicaciones durante una cirugía. Si se detecta un contagio antes de la cirugía, se podrá posponer hasta que el paciente se encuentre totalmente recuperado y así disminuir los riesgos.

De igual forma, la mayoría de los pacientes no quiere estar cerca de un hospital en estos momentos. Muchos cirujanos, incluyéndome, ofrecemos estas valoraciones previas a la cirugía a distancia, mediante videollamadas para que los pacientes no tengan que venir en varias ocasiones al hospital. 

Para el día de su cirugía no deben preocuparse, por su seguridad, los pacientes tendrán acceso y estarán en áreas totalmente separadas de los pacientes COVID.

En muchos casos el paciente podrá irse a su casa el mismo día, después de la cirugía, para recuperarse en la comodidad de su hogar con vigilancia del cirujano por videollamada.

También existen casos en los que se programan las cirugías en clínicas de cirugía ambulatoria donde no hay un área de atención COVID

Si ya estabas programado para una cirugía pero se canceló o no sabes si puedes esperar a que toda esta situación mejore sin riesgo a que se complique tu caso, consulta a un cirujano certificado que valore adecuadamente tu caso. Recuerda que estas valoraciones pueden ser a distancia y en la seguridad y comodidad de tu hogar.

VOLVER